“La miga” de la Volta a Catalunya, por Jordi Simón



19 / Marzo / 2017. Zikloland, @ziklolandPro |

La Volta a Catalunya, que comienza el lunes, presenta un atractivo recorrido con dos finales en alto, en La Molina, y Lo Port, y una contrarreloj por equipos, en un total de siete etapas con perfiles que apenas darán un respiro al pelotón del WorldTour. El catalán Jordi Simón debuta en casa con el Brasil Pro Cycling y quién mejor que él para desgranar y detallar en Zikloland las trampas y emboscadas que esperan a los corredores durante la semana.

Simón destaca la evidente dureza de la presente edición: “En general, se trata de una Volta muy dura. Esta será la tercera vez que la corra y creo que es la de los perfiles con más dureza total, ya que no hay ningún día tranquilo ni con poco desnivel. Se acumulará cansancio, y con una crono por equipos que le dará un toque especial a lo que venía siendo la Volta. Se espera un gran espectáculo, como siempre con los mejores corredores del mundo. Se presenta batalla.

Y con el Brasil Pro Cycling nos dejaremos ver e intentaremos dar presencia ya que correr aquí es un es importante para el equipo. Por mi parte, disfrutarlo porque es correr en casa, con la familia, los amigos y gente que me conoce, que ya me están diciendo de venirme a verme, preguntando dónde atacaré… Así que toca disfrutarlo y empezar bien el año con esta bonita Volta.

(AUDIO)

Sin competir 7 meses, no ha sido fácil no perder la concentración, aunque espero suplirlo con ganas y motivación. El hecho de correr a casa siempre anima un poco más. Y al ser la primera tengo ganas de empezar”.

Un perfil bastante duro y con varias subidas. Como muchos años, es probable la llegada al sprint, pero también es verdad que hay algunas subidas que tienen bastante miga como El Muntanyà, con rampas hasta el 18% que puede que eliminen a algún sprinter, ya que luego se enlaza con la subida larga del Coll Formic, que aunque no es muy dura se llega sin apenas descanso. Luego ya viene la bajada, y aunque es probable que llegue un grupo grande, a algún sprinter puede que no le dé tiempo a entrar.

La contrarreloj por equipos en Banyoles. Una ruta de 41 kilómetros al lado de L’Estany de Bayoles, que es muy bonito. Transita por carreteras bastante estrechas y reviradas, que tienen su miga. Una crono donde se van a abrir las primeras diferencias para la clasificación general, y creo que pueden ser grandes. Es un perfil sube-baja, sin apenas descanso y donde hay que ir muy bien sincronizado para hacer un buen tiempo.

Con un inicio todo picando para arriba ya que se sale de la playa y se va subiendo hasta la montaña con la subida a la Collada de Tosses para entrar en calor y luego ya las dos subidas a La Molina. Un puerto que no tiene un porcentaje medio muy alto porque hay un descansito en la parte final. Seguramente se va a subir rápido ya en la primera subida para hacer descarte de corredores, y en la segunda, los corredores que han perdido tiempo en la crono pueden estar disputando para ganar tiempo en la general.

Posiblemente, después de la etapa del día anterior, los que disputan la general empezarán la etapa con un poco de cansancio. Posiblemente sea un día de empezar muy rápido y luchar mucho la escapada, ya que se podría dar la situación de que llegase. Aunque, por otro lado, es una etapa con un perfil más llevadero y podría ser posible la llegada al sprint. Puede que los equipos de algún velocista les interese que la fuga no coja renta para poder disputar. En la parte final hay una subida corta, de 3 kilómetros, pero como la mayoría de perfiles son todos muy duros, esta es la más suave y la más posible para que los equipos de los sprinters trabajen, y más pensando en el día siguiente.

Son 182 kilómetros con una subida a mitad de recorrido y luego el puerto final, que pude revisarlo antes de terminar el año y es una subida muy dura, muy constante, de 10 kilómetros a casi 10% de media. Va a hacer que la gente de la general esté ahí cerca, y al que lleve cansancio encima o no haya recuperado bien se le puede atragantar, porque el puerto no tiene recuperación. Es muy duro.

Otro día donde podría ser una buena oportunidad para la escapada, ya que el día anterior es duro, la gente quiere empezar tranquila pero hay otros que han guardado energía para empezar muy rápido. Como es un perfil muy sube-baja, con muchos metros de desnivel acumulado, puede hacer que una fuga con grandes corredores pueda coger tiempo. Luego, en la parte final hay el puerto de La Mussara, que es un puerto “durillo” al principio y luego un poco más suave. Lo que pasa es que al coronar no se baja y se va de cara a meta, sino que se sigue con unos descansos y repechos que hace que sea difícil que la gente pueda entrar. Un día que puede llegar la fuga o un gran un poco más reducido, porque alguien se puede plantear recuperar diferencias.

La última etapa, aunque no con menos miga. Con una parte final a un circuito al que se dan ocho pasos por meta, que son dos kilómetros de subida, dos de bajada. Un día que se va a salir muy rápido seguramente, porque es un día todo el mundo quiere entrar en la escapada y la general puede estar un poco más decidida. Ya en años anteriores gente con tiempo perdido ha podido llegar a meta. En la parte final, con los distintos pasos y conociendo el repecho, puede que alguien de la general lo pruebe de lejos y se vea una bonita lucha.

Fuente: zikloland.com